TVG: la importancia de llegar a todos los públicos

Hay dos televisiones autonómicas, TV3 y la TVG, que desde el inicio han tenido buenas audiencias y se han mantenido líderes con diferentes gobiernos. Hay más Comunidades con lengua propia y cultura marcada donde esto no ha pasado.

Sobre Galicia pesan muchos tópicos, algo que se nota cada vez que algún político bocachancla del resto del Estado abre la boca. Unos son genéricos; otros particulares de la gente de izquierda que se pregunta por qué aquí gana tanto el Partido Popular y asume que eso significa determinadas cosas. Incluso obviando las últimas municipales, donde el PP sufrió una fuerte caída, resulta que hasta esto es otro tópico. Siempre se puede hilar más fino. Se debe. En caso de optar por otras vías de respuesta y usar argumentos equivalentes, podríamos hablar sobre los resultados electorales de tantos años en esas grandes ciudades de vanguardia europea que son Madrid y Valencia o sobre la superioridad moral de otros a los que es mejor ni mencionar porque siempre se ofenden. Y sobre sus teles autonómicas.

Pero lo importante no es qué es Galicia sino qué ha sido. Este pequeño país ya era grande pero ha cambiado mucho. La TVG está presente, parece que como espejo pero quizá sobre todo como artífice.

La Televisión de Galicia no se escapa de ciertos males. Hay influencia en los informativos, aunque no sea zafia como en otras cadenas. Hay noticias silenciadas e intervención política, como en TV3 o TVE. Y es además una televisión muy destinada al público rural, que es al fin y al cabo el que (aún) decide quién gobierna la Xunta gracias a la genialidad electoral. Sin embargo, esa vena ‘labrega’ de la TVG tiene una gran importancia, a menudo despreciada por quienes se dejan llevar por supremacismos culturales y complejos de inferioridad, tanto dentro como fuera de esta tierra.

Continúa leyendo TVG: la importancia de llegar a todos los públicos