Rosa María Calaf: “Lo que es gratuito alguien lo paga y hay que saber quién”

Rosa María Calaf

Entrevistar a Rosa María Calaf puede ser un sueño y honor para cualquier periodista joven. Una vez que accede queda en sueño irrealizable. Las preguntas previstas son innecesarias en cuanto se le insinúa un tema. Quizá por costumbre de tratarlos, pero sobre todo por conocimiento y vivencias acumuladas, todo se reduce (o engrandece) a un monólogo al que solo hay que dar pie con una palabra clave. Ella ya sabe qué interesa.

El mayor apoyo para su forma entusiasta de expresarse es su reconocible voz, por lo que la transcripción supone una pérdida de calidad. El respeto que merece surge en cambio de la pasión. Se nota que disfruta su trabajo y sigue creyendo en él, en el periodismo.

Rosa María Calaf (Barcelona, 1945) suele recibir a sus invitados en cafeterías de la capital catalana que, al final de la entrevista, confiesa que elige por su comodidad pero también por el trato que recibe. Nada que objetar, el suyo es impecable.

Así, el pasado 6 de mayo habló del estado actual del periodismo, de la historia de Televisión Española y las intervenciones políticas en ella, de su forma de entender las sociedades y conflictos actuales, del futuro de China y su papel en el mundo o del ejercicio de su profesión allí donde las mujeres no conocen la libertad.

Ante una periodista con cuarenta años de trayectoria y que ha visitado más de 170 países cualquier aproximación es solo un esbozo de lo que guarda.

Continúa leyendo Rosa María Calaf: “Lo que es gratuito alguien lo paga y hay que saber quién”

En RTVE ya no hay vuelta atrás

Cámara TVE

Recuerda Ximo Clemente que hace un año a estas horas se reunió el Consell de la Generalitat Valenciana para destituir al consejo de RTVV y nombrar liquidador.

Sentada en RTVE

Justo doce meses después Twitter se llena de fotografías y mensajes de los trabajadores de la corporación pública estatal RTVE. Trabajadores que a estas horas mantienen una redacción de informativos vacía y paralizada, mientras hacen una sentada junto a los despachos de la dirección que ha destituido de un plumazo a los jefes de área. Un paso más en una gestión anacrónica con la que se pretende controlar ideológicamente un medio público con las herramientas y estrategias de manipulación de décadas pasadas.

Continúa leyendo En RTVE ya no hay vuelta atrás

RTVE: información vs. propaganda

Se acabó. Lo acaba de anunciar la vicepresidenta del Gobierno en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros: el modelo de la radio televisión pública independiente no es válido para el Partido Popular.

El Ejecutivo aprobará un real decreto que acaba con el consenso parlamentario necesario para la elección de la dirección de la Corporación y su control. A partir de ahora bastará con la mayoría absoluta del Congreso, con la que el PP de Rajoy ya cuenta.

El Gobierno dice así adiós a la primera etapa de radio televisión pública independiente de la historia, y vuelve a situar a los medios del Estado al servicio del poder, como ya ocurrió con González y Aznar y, naturalmente, en las etapas anteriores. RTVE vuelve a ser el boletín del gobierno. Propaganda frente a información. Por supuesto, esto se compensa con otra norma que permitirá a las radios volver a informar desde los campos de fútbol, una cuestión de primer orden para salvar la nación.

Continúa leyendo RTVE: información vs. propaganda

¿Es rentable la manipulación de los medios públicos?

De nuevo hay que comentar lo más comentado. Y hoy, entre otras cosas, han tenido cierto eco las palabras de la Secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, hablando de la objetividad de la radio y la televisión pública.

Ante la pregunta de uno de los participantes en el debate de Los Desayunos de TVE sobre los continuos ataques que su partido viene lanzando a la Corporación, dice Cospedal que “una televisión pública imparcial debería presumir de tener unos servicios informativos y unos instrumentos que sean de una objetividad meridiana”, considerando que la española no los tiene. Se queja además la dirigente popular de la escasa repercusión que sus protestas han tenido en ningún otro medio.

Es muy sencillo responder a Cospedal y demostrar que sus palabras son una falacia insostenible en la que sólo pueden creer personajes radicalmente ideologizados, esos que consideran buen periodismo aquel que les cuenta lo que quieren escuchar. Me refiero, naturalmente, a ese modelo de periodismo que realiza una función social similar a las homilías eclesiales, útiles para que quien las escucha se encuentre consigo mismo, con su fe y su tranquilidad espiritual.

Lo sencillo, sí, sería realizar un viaje a la época en que el PP gobernaba y controlaba TVE. Pero más allá de eso interesa detenerse a pensar por qué una mujer inteligente como Cospedal, que a priori lo parece, se mete en semejante jardín sin necesidad alguna.

Continúa leyendo ¿Es rentable la manipulación de los medios públicos?