Servicio público con peluches

La Voz de Galicia ha vuelto a hacerlo.

Este medio tan poco considerado y atendido a nivel español inició hace años un género periodístico que podríamos llamar sucesos peluchísticos. En realidad La Voz ha inventado muchas otras cosas de esas que me hacen pensar “joder, yo quiero trabajar con estos tíos”. Pero no caben aquí.

Vamos con lo peluchístico. En 2014, por ejemplo, dieron una de sus alertas: “La última vez que vieron a Manolito fue encima de un pivote en la calle al lado del Gadis de los Castros. Desde entonces no hay noticias del peluche”. La historia no era baladí y recogía este testimonio desgarrador: “En el cartel [la madre] informa de que «se recompensa». «No tengo mucho dinero, pero estoy dispuesta a lo que sea», asegura”.

La Voz también se hizo eco de noticias alegres entre la tristeza. En 2013 un niño perdió a su dinosaurio en el accidente de Angrois. Y lo encontró. Un año después perdió a su perro Nero. ¡También apareció!

Aún antes, en 2011, La Voz ayudó a encontrar a Orejitas, perdido en la Ciudad Vieja coruñesa. Los padres de su dueña empapelaron las calles y una señora se puso en contacto para el rescate gracias a la labor del periódico.

Peluches perdidos en Santiago, en Vigo o en Coruña. Galicia entera sufre un drama que ni el de la droga en los 80.

Continúa leyendo Servicio público con peluches