No hay violencia en este currículum

Un clasismo creativo y mejorado, reinventado en esta década y abrazado incluso por la izquierda, exige ahora un pasado intachable para poder dedicarse a la política. Las personas han perdido la oportunidad de equivocarse, de evolucionar, sea en lo personal o en lo ideológico, o hasta de abrazar un principio básico de nuestro sistema jurídico: reinsertarse y tener una segunda oportunidad tras cometer un error.

Ser una persona normal, es decir, imperfecta, es cada vez más difícil.

Clasismo, sí. El de la formación. Es clasismo porque exige un expediente académico perfecto como si ya hubiéramos alcanzado la igualdad. Incluso la de oportunidades. Como si nacer en uno u otro barrio, contexto familiar o personal no condicionara la capacidad para acabar los estudios básicos, ir a la universidad y hablar cinco idiomas.

Estos tiempos son tan locos que se lee a personas de izquierdas jalear uno de los dogmas del neoliberalismo: algo habrás hecho. Mal. Si eres pobre algo habrás hecho. Si fracasaste en los estudios algo habrás hecho. Esos desclasados neoizquierdistas piensan que nuestros compañeros de generación que dejaron los libros por los andamios lo hicieron por voluntad propia. Según su relato no había alrededor un sistema y un contexto económico y social incentivando que eso sucediera.

Hemos fracasado por encima de nuestras posibilidades. Un nuevo eslogan.

Todo esto implica asumir también que el sistema educativo es perfecto y que, por tanto, haber pasado por todas sus etapas te hace inevitablemente más capaz. Según esos parámetros y estando en un país en el que la educación obligatoria premia la memoria, un presidente registrador de la propiedad es lo mejor que nos tendría que haber pasado nunca.

Implica asumir, además, que el sistema educativo no es uniformizador y evalúa de manera justa y objetiva capacidades distintas.

No es verdad.

(más…)