“No es el fin del bipartidismo, es el fin del partidismo”

La esquizofrénica rueda de prensa que protagonizó Esperanza Aguirre después de su derrota electoral no deja de ser el final perfecto a una carrera delirante. La suya y la de un país simbolizado en ella.

El tiempo político de esos dinosaurios predicadores del pasado, con un presunto gran poder, ha terminado. Cospedal, Rudi o Barberá parecen haberlo entendido y preparan su salida en silencio. Aguirre, en cambio, ha optado por engordar su caricatura hasta el final. Es una vieja artista haciendo el ridículo sobre un escenario en el que ya no es aclamada.

(más…)