Pequeños uniformados

Es evidente que la educación tiene muchos problemas, y es evidente que la utilización o no de uniformes en los colegios no es el principal, quizá ni siquiera uno de ellos; pero sí se trata de un viejo debate que cuando llegue septiembre volverá a saltar a la primera línea durante unos días. Sin embargo, enfocada de otra manera, esta polémica aparentemente insustancial refleja un problema social más amplio.

Entre padres y profesionales se suelen esgrimir dos argumentos fundamentales. A favor, que el uso de uniformes evita la discriminación por razones estéticas o económicas; en contra, que significa coartar la libertad, el desarrollo de la personalidad. Planteando el tema en Twitter la mayor parte de las respuestas se agarran a esos dos conceptos generales.

Fotografía de EFE en El País. Pruebas de selectividad en la Universidad Pública de Navarra.
Fotografía de EFE en El País. Pruebas de selectividad en la Universidad Pública de Navarra.

Ambos argumentos no parecen suficientemente sólidos como para tomar una decisión.

Por un lado, la posición económica queda reflejada en muchos más elementos que la marca de una camiseta. Como ayer me apuntaban, si aspiramos al extremo de que sea imposible dilucidar la carestía de lo que llevan puesto los niños tendríamos que llegar al límite de fijar las zapatillas de deporte y la mochila que usan o prohibir que porten teléfono móvil dentro del recinto escolar. Tampoco es lo mismo llegar a la puerta en autobús, en un Mercedes o a pata. Quienes hemos estudiado en la educación pública veíamos casi todos los años a compañeros que no contaban con todos los libros y materiales hasta dos o tres meses después de haber comenzado el curso, por la dificultad de sus padres para hacer frente a ese considerable gasto de una sola vez.

Así que estaríamos reduciendo al ridículo la realidad, una realidad que de hecho los niños encontrarán en la calle y, sobre todo, al crecer: que las diferencias existen. ¿Es razonable ocultarlas en un determinado ámbito de la etapa inicial de su vida? ¿Para conseguir qué?

(más…)