Una bicicleta dejó embarazada a mi prima

Obligatoriedad del casco ciclista

La Reforma del reglamento General de Circulación que pretende aprobar el Gobierno está trayendo cola por un asunto concreto y poco habitual. El centro de la polémica no son los vehículos a motor o la velocidad en las carreteras, sino que por primera vez habrá un apartado expresamente dedicado a las bicicletas y, con él, una medida inédita en nuestro continente: el uso obligatorio del casco en estos vehículos cuando transiten por vías urbanas, donde ahora están exentos.

A priori, cualquier persona que no investigue un poco sobre el tema podría estar de acuerdo con esta innovación legislativa: el casco mejora la protección del ciclista y los motoristas también lo usan, precisamente por incuestionable seguridad. Sin embargo, en este caso sus presuntas bondades pueden no ser tantas y la respuesta quizá no tan sencilla.

Continúa leyendo Una bicicleta dejó embarazada a mi prima

Toni Cantó, los animales y la vida misma

Ayer, unas palabras del diputado de UpyD Toni Cantó resultaron de nuevo polémicas; aunque polémica a polémica este partido minoritario va colocando un discurso que, de otra manera, tiene más difícil acceso a los medios que el de otras formaciones. La dificultad añadida, como siempre, es el planteamiento o la intención de los titulares; los mismos que siempre desvirtúan cualquier conato de discusión interesante en la vida pública española si no se está dispuesto a ahondar en ellos.

El Congreso debatía una iniciativa legislativa popular, firmada por medio millón de personas, que pretende convertir la tauromaquia en un Bien de Interés Cultural, hecho que le daría una serie de protecciones singulares.

Los fallos argumentales de UPyD aparecen pronto. Primero, parecen querer dar a entender que aceptan la admisión a trámite de la iniciativa (que es lo que se votaba: no la aprobación de una ley con un determinado contenido, sino el hecho de que se debata y posteriormente se decida) porque la ha firmado mucha gente y ese es un esfuerzo que hay que considerar. Cabe preguntarse, por tanto, si UPyD piensa votar a favor de cualquier resultado de la expresión popular que llegue al Congreso, con independencia de aquello que la motive, o el encaje político o incluso moral que pudiera tener en los valores de esta formación. ¿UPyD no tiene criterio?

Continúa leyendo Toni Cantó, los animales y la vida misma

¿Huelgas, política, tensión social?: así nos ven desde fuera

Código Erasmus

Hoy España vive una convocatoria de huelga general por parte de los sindicatos mayoritarios, la segunda en nuestro país en un año, desde el cambio de gobierno, y la tercera desde el comienzo de la actual crisis.

Las discusiones políticas y mediáticas giran en torno a los tópicos ya conocidos: unos claman por el derecho al trabajo y ponen el foco en la actuación de piquetes violentos, aunque no sean mayoritarios entre los colectivos sindicales; del otro lado se advierte sobre la coacción empresarial que obligaría a muchos a ir a trabajar contra su voluntad ante la amenaza de un despido, una práctica más difícil de detectar pero probablemente tampoco extendida en la patronal.

Sin embargo, sí es cierto que en una situación de extrema necesidad como la actual muchas personas tienen pocos incentivos para adoptar la huelga como mecanismo de lucha. No ya porque estén coaccionados (por amenaza directa o por el miedo propio a represalias) sino porque seguramente tampoco se puedan permitir la pérdida de un día de salario. Cada vez son más las voces que indican que la huelga no es el mejor método para forzar cambios legislativos o sociales en el siglo XXI y que quizá, al menos tal y como está configurado, haya caducado.

Continúa leyendo ¿Huelgas, política, tensión social?: así nos ven desde fuera

Lo llaman matrimonio y sí lo es

Sellamamatrimonio.es

El Tribunal Constitucional ha fallado (en este caso el verbo correcto es “ha acertado”) en contra del recurso del Partido Popular contra la reforma del Código Civil que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, acabando así con siete años de espera.

Este es el primer punto a analizar: ¿necesita una reforma urgente una institución permanentemente sospechosa por politizada e ineficiente? El mismo debate en Portugal fue cerrado en sólo unos meses. Las consecuencias jurídicas de la caída de un cambio legal del que habían hecho uso decenas de miles de personas (más de 22.000 parejas casadas desde 2005, y otras muchas ejerciendo su derecho de adopción) podrían haber supuesto un nuevo cisma entre la mayoría ciudadana, que poco entiende de estos procedimientos, y los representantes del Estado o su arquitectura misma. Otro ejemplo recurrente fue la anulación de ciertos artículos del Estatut de Catalunya después de que los ciudadanos lo hubieran refrendado en las urnas. Por muy legítimo que esto fuera, hay que mejorar una penosa lentitud e inexistente transparencia que lastra incluso la convivencia y genera resultados kafkianos que desmerecen el respeto debido a nuestras más fundamentales normas.

Pero la sentencia que hoy ha aprobado el TC es especialmente importante no sólo por su orientación sino también por la contundencia de la mayoría que la aprueba: 8 magistrados frente a 3. Si sólo hubiesen sido 6 frente a 5 las consecuencias legales no cambiarían, pero sí las políticas. Una victoria de los defensores del matrimonio homosexual tan amplia cierra completamente el debate, y si ahora alguien quiere modificar la ley tendrá que hacerlo de cara y sin excusas nominalistas o constitucionales. Entre los magistrados que han ratificado la sentencia no están sólo los del sector “progresista”, sino también algunos de los nombrados a propuesta del Partido Popular, autor del recurso rechazado.

Continúa leyendo Lo llaman matrimonio y sí lo es

Los demagogos y los hijos de puta

Cáritas España

Ayer fue noticia que el hombre más rico de España y uno de los más ricos del mundo, Amancio Ortega, va a donar a través de su propia fundación 20 millones de euros a Cáritas, que serán invertidos en comida, material escolar y medicamentos para las personas más necesitadas en nuestro país.

El mismo día, Javier Marías rechazó el premio Nacional de Narrativa, que concede el Ministerio de Cultura, por haber afirmado siempre que eso es lo que haría con cualquier galardón recibido del Estado, máxime cuando va acompañado en este caso de una gratificación económica que asciende a 20.000 euros, en tanto que el escritor considera que dañaría a su independencia.

Ambos, Ortega y Marías, recibieron críticas usando la misma palabra: ¡demagogia! Y, siguiendo la frase de moda, quizá haya que empezar a pensar que hemos usado esa palabrita por encima de nuestras posibilidades. Tanto que está empezando a perder su valor, como todas las cosas que se manosean en exceso.

Al parecer, el mundo ha quedado reducido a dos tipos de personas: los demagogos y los hijos de puta. Estos últimos son los malos, y los primeros los que intentan disimular que son los malos. De este modo, tenemos como resultado que hay una masa social incentivando que a nadie con posibilidades, ya sean económicas o mediáticas, le dé por hacer el bien, no sea que le tachen de demagogo cuando todos hemos consensuado que su papel de hijo de puta es ese del que jamás le permitiremos salir.

Continúa leyendo Los demagogos y los hijos de puta