El acomplejado y la excusa

Cuando alguien defiende los derechos de las mujeres, de los refugiados o de las personas sin casa nadie le pregunta sobre su sexo, su nacionalidad o su situación económica. En cambio, muchos hombres siguen teniendo miedo a que defender la diversidad sexual y afectiva ponga en cuestión su virilidad, su condición de macho de la tribu. Un prototipo de hombre que responde a una construcción ya agotada por la evolución y que provoca mucha pena y ningún respeto.

¿Qué es ser un hombre? Si se consideran algo más complejo que simples primates deberían preguntarse qué es ser un hombre justo y decente.

Continúa leyendo El acomplejado y la excusa

No hay violencia en este currículum

Un clasismo creativo y mejorado, reinventado en esta década y abrazado incluso por la izquierda, exige ahora un pasado intachable para poder dedicarse a la política. Las personas han perdido la oportunidad de equivocarse, de evolucionar, sea en lo personal o en lo ideológico, o hasta de abrazar un principio básico de nuestro sistema jurídico: reinsertarse y tener una segunda oportunidad tras cometer un error.

Ser una persona normal, es decir, imperfecta, es cada vez más difícil.

Clasismo, sí. El de la formación. Es clasismo porque exige un expediente académico perfecto como si ya hubiéramos alcanzado la igualdad. Incluso la de oportunidades. Como si nacer en uno u otro barrio, contexto familiar o personal no condicionara la capacidad para acabar los estudios básicos, ir a la universidad y hablar cinco idiomas.

Estos tiempos son tan locos que se lee a personas de izquierdas jalear uno de los dogmas del neoliberalismo: algo habrás hecho. Mal. Si eres pobre algo habrás hecho. Si fracasaste en los estudios algo habrás hecho. Esos desclasados neoizquierdistas piensan que nuestros compañeros de generación que dejaron los libros por los andamios lo hicieron por voluntad propia. Según su relato no había alrededor un sistema y un contexto económico y social incentivando que eso sucediera.

Hemos fracasado por encima de nuestras posibilidades. Un nuevo eslogan.

Todo esto implica asumir también que el sistema educativo es perfecto y que, por tanto, haber pasado por todas sus etapas te hace inevitablemente más capaz. Según esos parámetros y estando en un país en el que la educación obligatoria premia la memoria, un presidente registrador de la propiedad es lo mejor que nos tendría que haber pasado nunca.

Implica asumir, además, que el sistema educativo no es uniformizador y evalúa de manera justa y objetiva capacidades distintas.

No es verdad.

Continúa leyendo No hay violencia en este currículum

Fiestas, machismo y extraños tratamientos informativos

Desde hace días se están produciendo numerosos debates al respecto de fotografías en las que aparecen mujeres desnudas o semidesnudas en las fiestas de San Fermín, que se celebran en Pamplona, mientras grupos de hombres colocados a su alrededor manosean sus pechos u otras zonas de su cuerpo.

Como casi todos los periódicos tienen algún artículo al respecto (por ejemplo “El machismo se multiplica en las fiestas”, de Eldiario.es) y ya hay opiniones desarrolladas para todos los gustos en lo que se refiere al contenido, sería interesante comentar algo que sale del debate social y que entra, quizá, en el periodístico; o en el de la ética periodística.

Llama la atención que a nadie se le haya ocurrido la posibilidad, bien dentro de los propios medios, bien entre la audiencia, de que las chicas que protagonizan las imágenes puedan sentirse incómodas con su difusión masiva. Porque si bien es verdad que su toma se produce en una vía pública y en el contexto de una concentración popular masiva, es precisamente ese contexto (ingesta de alcohol, ambiente festivo) el que puede llevar a la aprobación por parte de ellas de determinados actos que, en cambio, acaben afectando a su vida personal si trascienden ese ámbito estricto en el que se producen.

Continúa leyendo Fiestas, machismo y extraños tratamientos informativos

Realidades que desaparecen por decreto

Franja aragonesa

Hoy era un día maravilloso para escribir un largo artículo sobre teorías marxistas, después de que Beatriz Talegón, valor en alza del PSOE, haya descubierto que el problema de su partido es haberlas abandonado.

Pero no, el tema en realidad no vende tanto. Así que vamos a buscar titulares buenos, bonitos y baratos. Sobre todo esto último. De hecho, la noticia que abordaremos sólo puede entenderse como una forma de competición por la gloria comunicativa.

Cuenta La Vanguardia que “El catalán de la Franja se denominará LAPAO en Aragón”; o sea, Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental. Además, el aragonés pasará a ser LAPAPYP; es decir, Lengua Aragonesa Propia de las Áreas Pirenaica y Prepirenaica. No, no es broma. A favor de esta cosa tan seria votarán el PP y el Partido Aragonés, aunque esto ni siquiera es importante.

Continúa leyendo Realidades que desaparecen por decreto

Próxima estación, Vodafone

Línea 2 Metro de Madrid

Metro de Madrid ha anunciado esta semana que la línea 2 del suburbano pasará a lucir la identidad corporativa de “Vodafone”; como también Sol, la principal estación de la “línea roja”, que verá alterado su nombre. Según cuentan los medios, lo que escuchen los usuarios (como hace unos años se conocía a quienes ahora la empresa pública llama “clientes”) por la megafonía en el momento en que su tren se aproxime al destino será: “próxima estación, Vodafone Sol”.

Las críticas no se han hecho esperar. Para muchos madrileños este tipo de publicidad tan invasiva supone un ataque a su identidad y al propio patrimonio de la ciudad, diluido entre logotipos y marcas comerciales. Es posible que no les falte algo de razón. Sin embargo, otros destacan la bondad de la medida por los ingresos que supondrá: 3 millones de euros, lo que implica aumentar en un 10% los ingresos actuales por publicidad, de aproximadamente 10 millones anuales según datos de la propia compañía.

Continúa leyendo Próxima estación, Vodafone