¿Por qué el océano Atlántico es más salado que el Pacífico?

Como Xaora es un blog para personas con muchos intereses y pocas obsesiones, que quieren saber más y entender mejor el mundo que les rodea, a partir de hoy, además de comentarios políticos, publicará curiosidades científicas. Se encargará de ello Adrián Pastor, con formación en química industrial y cuestiones ambientales. También nos hablará sobre la actualidad relacionada con el medio ambiente.

En las clases de química nos dicen que si echamos una cucharada de sal en un vaso de agua, ésta se disuelve y todo el agua que contenía el vaso pasa a tener la misma concentración de sal. Eso es un hecho probado y contrastado.

Por tanto, ¿es posible que haya una diferencia de salinidad en los océanos y mares?

Pues efectivamente, sí. En septiembre del 2011 la NASA presentó el primer mapa mundial de salinidad de los océanos y mares obtenido mediante el satélite Acuario NASA/SAC-D en junio del mismo año.

Mapa de la salinidad oceánica. Fuente: El Nuevo Diario, 25 de septiembre de 2011.

No es una sorpresa que el Mediterráneo tenga una concentración salina elevada, puesto que al ser un mar prácticamente cerrado y estando en una zona climática bastante calurosa, la evaporación es elevada y la concentración es mayor a la media.

Pero los océanos están conectados ampliamente. ¿Cómo puede ser que la concentración salina varíe tanto? Muy sencillo. La respuesta es la temperatura.

La temperatura influye tanto en la evaporación como en la formación de vientos continentales y oceánicos. Por lógica, en el océano Pacífico la cantidad de agua evaporada debería ser mayor al ser mayor su superficie, y por ende, la salinidad debería ser la contraria de la que realmente es.

Es ahí donde los vientos hacen su cometido. El siguiente mapamundi representa las corrientes superficiales terrestres en el mes de septiembre (para poder compararlo con la fotografía anterior de la NASA). En dicho mapa se puede observar cómo los vientos del Atlántico atraviesan Centroamérica y acaban en el Pacífico, llevando consigo vapor de agua. En cambio, los vientos del Pacífico hacia el Atlántico son bloqueados por dos grandes estructuras geológicas: las Montañas Rocosas en América del Norte y los Andes en América del Sur.

Mapa de corrientes superficiales. Fuente: metafilter.com

Este hecho produce que aunque se evapore más agua por tener una superficie mayor, el Pacífico reciba vientos cargados de humedad del Atlántico y por tanto mantenga una baja salinidad. Por el contrario, y justo en el Atlántico Norte de donde proceden los Vientos alisios que llegan al Pacífico, la salinidad de este océano es mayor.

Obviamente, también influyen otros muchos factores, como las corrientes oceánicas y las lluvias que producen las masas de aire oceánicas sobre los continentes, en los que fluye el agua de vuelta a los océanos.

Adrián Pastor | @AdrianPastor

Este artículo tiene 2 Comentarios

  1. Alfonso dice:

    Está guay la sección, me gusta. De hecho, hace no mucho estuve leyendo sobre temas parecidos, porque algo muy interesante es la salinidad del Mar Muerto. Aunque ahí no fue donde anduvo Jesucristo, aunque fue cerca, tampoco es tanto milagro flotar sobre las aguas :)

  2. [...] en cosas verdes, que se hizo cargo de la sección de ciencia y medio ambiente explicándonos por qué el océano Atlántico es más salado que el Pacífico (sí, claro que lo es), qué demonios (oh, partículas de Dios) son los bosones de Higs o qué [...]

Deja un comentario





 

Análisis y opinión en Xaora.es bajo Licencia CC3.0. Puedes contactar con nosotros y seguirnos en Facebook o Twitter (@XaoraES)